Deseamos demostrarte también, que te amamos profundamente y por esa causa nos determinamos a cambiar nuestra antigua manera de vivir, para adoptar la que tu esperas de nosotros.

Desechamos todo comportamiento religioso, para adoptar el de personas maduras en la fé, que están listas para imitar el comportamiento que nos enseñó Jesús en su caminar por esta tierra.

Ayúdanos mediante tu Santo Espíritu a desarrollar nuestra generosidad, nuestra compasión y el amor por nuestro prójimo, de modo que vengamos a ser bálsamo para sus vidas y alivio para sus cargas.

Renunciamos a toda conducta errada que hemos mantenido desde tiempos antiguos, para reemplazarlas por las que manifiestan tus virtudes Señor.

Te rogamos que nos ayudes a ser siempre responsables con nuestros deberes como personas, ciudadanos, padres, hijos, cónyuges, empleados o patrones.

Con tu apoyo lograremos controlar nuestros deseos y tendremos el entendimiento necesario para pensar bien lo que vamos a hacer.

Deseamos ser buenos creyentes, hijos confiados en los brazos de su amoroso Padre.

Libres de chismes, embriaguez, críticas mal intencionadas, orgullo, envidias, enojos y resentimientos.

Buen ejemplo a nuestros hijos y a todas las personas que nos rodean.  Serios, honestos, veraces, obedientes y tolerantes, de modo que nadie pueda acusarnos justamente.

Guárdanos de hacer todo ésto buscando el reconocimiento de las personas, sino motivados por nuestro deseo de agradarte.

Te rogamos por las personas que viven en sentido contrario a tu voluntad, ten misericordia de ellas y permite que tu luz, alumbre sus corazones y puedan comprender la importancia que reviste vivir guiados por la piedad.

Te adoramos Señor y te reconocemos nuestro mayor tesoro y la motivación de nuestra existencia.

En Jesucristo, el vivo ejemplo de la piedad.

Amén.

Leave a comment