Se que escuchas mi voz y mi clamor no te es oculto poderoso Dios, tu palabra lo dice y yo lo creo, “hemos pedido y él nos ha escuchado” Mateo 7:7, “hemos clamado y él nos ha respondido y ha empezado a mostrarnos sus obras maravillosas” Jeremías 33:3, “hemos pedido su ayuda y su socorro y él ha venido a librarnos de nuestras angustias” Salmos 34:6. Se que tienes tu oído inclinado a nuestro clamor, se que tienes el control de todo, que tus obras son maravillosas y siempre estas atento a intervenir a nuestro favor, se que nunca impedirás que yo transite en el desierto, pero tu mismo me tomarás entre tus manos y caminaras conmigo, se que me defenderás con poder y con el esplendor de tu gloria.

No miraré atrás Señor, no abrazaré esa tendencia destructiva y desagradecida de creer que todo pasado fue mejor, aún cuando pase por en medio de la adversidad se que la senda de los justos es como la luz de la aurora que va en aumento hasta que el día es perfecto, se por tu palabra que el camino de la vida es hacia arriba, que sueñas con llevarnos de lo mejor a lo excelente en la medida que decidamos conocerte en la intimidad, por eso te pido con todo mi corazón Señor, no me saques de aquí hasta que te haya conocido más, no me ayudes a cruzar al otro lado hasta que esté preparado para responder con tu autoridad a cualquier ataque de mi adversario, creo en que tus planes son mejores que los míos, así que no tendré miedo, aún cuando atraviese los desiertos porque tu me sustentaras con el poder de tu amor, en el nombre de Jesús.

Amén.

Leave a comment