Desde la caída de la humanidad, la mujer ha recibido menosprecios de toda clase.  El primero fue el cambio de identidad que Adán impuso sobre ella. Después de ser expulsados de Edén pasó a llamarla “Eva”. Génesis 3:20 dice: Entonces el hombre le puso a su esposa el nombre de Eva, porque ella sería la madre de todos los que iban a vivir en la tierra.

 

Pasó de llamarla “varona” que indicaba que la veía igual a él, para llamarla, “la madre de mis hijos”.

 

¿Cuántos hombres definen a su esposa como la “madre de sus hijos”?

 

A través del tiempo, la mujer fue relegada a las tareas domésticas y maternales.   Desde tiempos remotos y hasta ahora, la mujer ha sido víctima de rechazos de todo tipo.

 

Dependiendo de la cultura en la que nace, es sometida a abusos de toda clase, lo que desembocó en el movimiento feminista que inicialmente, tenía como objetivo devolver a la mujer, su lugar en la sociedad.  Lamentablemente, la idea primaria de este movimiento fue distorsionándose hasta llegar a límites absurdos. 

 

El movimiento feminista vino para conseguir por su propia mano, lo que Jesús ya había hecho con antelación. El valor y propósito de una mujer no está definido por una cultura o por la sociedad, sino por el reconocimiento consciente de su función y razón de ser,  establecido por Dios.

 

Jesús nos muestra a través de los evangelios su labor restauradora en la vida de las mujeres.

 

Su tarea comienza en su misma encarnación. Jesús nace en una cultura que discrimina abiertamente a la mujer. La tradición judía incluye una oración matutina, en la que los hombres exclaman: «Te doy gracias, Señor, porque no me has hecho gentil, ni esclavo, ni mujer».

 

Jesucristo es enteramente hombre y enteramente Dios. Comparte ambas naturalezas; en su encarnación el Padre aporta la naturaleza divina y el óvulo de María la naturaleza humana. Así como por una mujer entró el pecado, por una mujer entró la salvación.

 

Durante todo su ministerio Jesús se da a la tarea de romper el esquema de menosprecio en el cual se ha situado a la mujer.

Leave a comment