Rey de Gloria, te adoramos y exaltamos a una sola voz tu nombre, porque tu fidelidad es grande e incomparable, porque tu compromiso con la humanidad demuestra el grande amor con que nos cuidas.

 

Gracias por haber entregado a Cristo en favor nuestro.   Por habernos liberado de todo lo que el pecado nos impuso y por habernos dado tu Espíritu Santo para que nuestras vidas sean transformadas, regeneradas, lavadas y prosperadas.

 

Te agradecemos Señor que hayas derramado sobre nosotros tu gracia abundante, de modo que, todo lo que nos impedía tener una vida llena de esperanza, confianza y paz, ha sido derrotado y hemos sido constituidos ciudadanos de tu reino e hijos tuyos.

 

Hoy nos proponemos buscar tu reino y tu justicia.  Queremos ser gobernados por tí, orientados por tu palabra, guiados por el ejemplo de Cristo, para que también podamos ser constituidos instrumentos de bendición para los demás y seamos inspiración para aquellos que no te conocen.

 

Gracias por haber entregado todo, para resolver además de nuestra salud o nuestra economía, primeramente, nuestra eternidad.

 

Queremos tener una relación correcta contigo Señor, no conforme a nuestros deseos o caprichos, sino como debe ser, entendiendo que tu jamás nos pedirás nada que nos perjudique, sino por el contrario, que tus planes para nuestra vida son perfectos y nos ofrecen mucho más de lo que esperamos.

 

Queremos aprender a ser generosos como lo eres tu, que no retuviste nada, sino que nos entregaste tu creación para disfrutar de ella, para vivir en ella; que nos rodeaste de personas que han sido nuestro apoyo y soporte; que nos diste un cuerpo para disfrutar de ésta vida; que nos diste entendimiento para poder comprender tu palabra y conocerte.

 

Son tantas las bendiciones recibidas de tu mano, que sólo podemos expresar nuestra profunda gratitud, viviendo vidas conforme al deseo de tu corazón.

 

Te adoramos y bendecimos tu santo nombre Señor.  Te amamos y te reconocemos como nuestro único Señor y Dios.

 

Toda la honra te pertenece, tal como nuestro corazón.

 

En Cristo Jesús.

 

Amén.

Leave a comment