Bendito Dios y padre celestial en este día me acerco ante tu presencia poniéndote en el primer lugar de mi vida, reconociéndote como el Señor de mis días y de mi vida entera, me siento agradecido por las grandes bendiciones que hasta ahora tú has derramado sobre mi vida, cada día que pasa puedo ver tu fidelidad y tu gran amor hacia mí, pues jamás me sueltas de la mano y en toda ocasión  me has dado la victoria.

Sin embargo tú me conoces y ante ti nada puedo esconder y sabes que muchas veces me dejo llevar por mis pensamientos y mis emociones, dejo que las circunstancias externas tome el control de mi vida y es por esto que empieza mi mente y mi corazón a llenarse de angustia y preocupación, pienso en todas las cosas que debo realizar en este día  y con solo hacerlo ya me siento abrumado, cansado y debilitado.

Es por esto que en este día te ruego que tomes el control de mi mente, te pido que me ayudes a re direccionar mis pensamientos hacia lo que es realmente importante a aquello que te agrada y te honra, ayúdame siempre a convertir cada una de las situaciones difíciles que se pueden presentar en este día en oraciones, y estoy seguro que tú me llenarás de tu paz y vendrás a ayudarme.

Rechazo de mi vida todo pensamiento de soledad y aquella tendencia que me impulsa a pensar que estoy solo, porque sé que ante cualquier circunstancia que yo tenga que enfrentar tú siempre estarás conmigo, así que no temeré a lo que ha de venir porque estoy confiado de que a tu lado siempre estará mi victoria.

Te entrego a ti toda debilidad, todo desgano y pereza que me impida avanzar en los quehaceres de mi día, te pido que me llenes de tu fortaleza y me revistas de ánimo y energía, yo por mi parte siempre estaré dispuesto a reflejarte en todo lo que haga y que todo lo que haga sea como dice tu palabra como si lo hiciera para ti.

Declaro que en este día tú me sostienes con mano poderosa, hago mía esta promesa y creo firmemente que tú me has dicho: “No temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa”. Isaías 41:10

Gracias bendito Dios y padre bueno porque es por ti que puedo ver cada día no solamente como una oportunidad sino también puedo ver cada uno de mis días y mi futuro entero lleno de esperanza, porque si tu diriges mi vida sé que siempre podré estar seguro porque tu mi buen Dios eres mi guía, mi escudo y mi fortaleza en todo tiempo.

Solo puedo alabarte y exaltar tu nombre porque en ti confía mi corazón, anhelo que hoy y en mi vida entera sea una alabanza para ti, que en cada una de mis actividades, en la manera en la que me dirijo a las personas, la diligencia con la que realizo mi trabajo y mi manera de afrontar cada desafío dependiendo de ti le muestre al mundo que tú eres Dios todopoderoso que fortalece y da paz a aquellos que decidimos poner en ti toda nuestra confianza.

Gracias amado Dios por siempre estar a mi lado llenándome de la fortaleza que necesito para continuar.

Amén.

Leave a comment