Tu ayuda no se hace esperar, apenas estamos en aprietos, cuando ya tu amor vienen en nuestra ayuda.  No permites que la angustia se apodere de nosotros y nos lleve prisioneros, tú vienes en nuestro auxilio y nos das libertad, es por eso Señor, que en tí buscamos refugio.

 

Ayúdanos a vivir en armonía los unos con los otros, sin dejarnos llevar por la arrogancia, sino solidarios con quienes padecen necesidad, pues también tú, estás siempre dispuesto a suplir las nuestras.

 

Danos un corazón enseñable de modo que estemos dispuestos a aprender de todos los que nos rodean; cada uno tiene algo que aportar a nuestra vida y es preciso que estemos atentos a descubrirlo.

 

Restáuranos, Señor Dios Todopoderoso; haz resplandecer tu rostro sobre nosotros, y sálvanos.

 

Permítenos vivir vidas que te agraden, que correspondan al amor recibido de parte tuya, de modo que nos mires con agrado, porque también nosotros nos hemos decidido a mirar de igual manera a nuestro prójimo.

 

Somos unos miembros de los otros, pero todos dependemos de ti.  La única dependencia que nos conduce a la vida, que nos ayuda a crecer y a convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos, es la que nos une a tí.

 

Tu nos comunicas vida, tú nos das sabiduría abundantemente sin reproches, tú nos muestras nuestro propósito de vida y nos alientas a alcanzarlo.

 

Tu recompensas nuestra fidelidad y permaneces firme en la intención de cumplir tus promesas.

 

Tu nos permites relacionarnos contigo como un hijo con su Padre, de modo que te sintamos absolutamente cercano, pero no por ello, menos poderoso y sabio.

 

Gracias por tanto Señor, gracias por haber dispuesto en Cristo, esta preciosa reconciliación que nos abrió la puerta para acercarnos tranquilamente al trono de tu gracia.

 

Te alabamos con todas las fuerzas de nuestro corazón, te entregamos nuestra vida para que cada día sea hecha tu voluntad en ella. 

 

Que tu reino sea establecido en nuestro corazón, en nuestros hijos, en nuestros padres, en nuestra familia, en nuestra comunidad y en el mundo entero Padre.

 

Nos rendimos a tí, nos entregamos confiados, declaramos nuestra absoluta dependencia de tí.  

 

Te amamos Señor

 

En Jesucristo, nuestro Rey y Salvador

 

Amén

Leave a comment