Te pido mi buen Dios con todo mi corazón que me ayudes a madurar, que arranques de mi corazón toda raíz de soberbia y rebeldía, echa fuera de mi toda tendencia a poner por encima de tus tiempos mis propios tiempos y por encima de tus planes mis planes, hoy hago mías las palabras de Jun el Bautista cuando dijo es necesario que yo mengue para que Él crezca, por eso tu que conoces a profundidad todo de mí, te pido que si hay algo que está robándote el primer lugar, si hay algo que quiere desviarme del buen propósito que trazaste para mí, si hay algo que busque separarme de tus planes y de tus tiempos, échalo abajo, arruínalo de ser necesario antes que eso termine por arruinarme a mí.

Establezco tu señorío en mi vida, me alineo con tu voluntad y creo completamente que la buena obra que empezaste en mí, la perfeccionaras hasta el fin, descanso en tu soberanía sabiendo que todo es de ti, por ti y para ti, le hablo a la ansiedad, a la angustia y al afán y les ordeno salir, les recuerdo que no tienen poder sobre mi vida, porque tu paz amado Dios me gobierna por completo, te exalto mi buen Dios porque no hay nadie como tú, eres bendito, eres bueno y eres poderoso, no hay nadie que se iguale a ti, nadie puede hacer lo que tu haces, nadie puede robar tu gloria, porque todo viene de ti y todo vuelve a ti.

Te agradezco porque tu oído siempre se inclina a mi clamor y has escuchado mi oración, te pido que me respondas conforme a tu buen propósito y conforme a tus planes para mí, te exalto y bendigo tu nombre por siempre y para siempre, en el nombre de Jesús.

Amén y amén.

Leave a comment