Señor, en muchas ocasiones nos identificamos con Tomás, porque ponemos nuestra mirada en los eventos a nuestro alrededor, más que en lo que tu has hecho por nosotros y nos has enseñado.

 

Te pedimos que nos limpies de toda duda que quiera interponerse entre tu y nosotros, para que podamos un día, llegar a buen destino y encontrarnos contigo.

 

Tu ya trazaste la ruta, abriste la puerta, señalaste el camino y es nuestro deber buscar tu reino y tu justicia, porque sabemos que tu te ocupas de todo lo que nuestra vida necesita.

 

Queremos aprender a confiar cada día más en tí.  Queremos dejarnos guiar por tu ejemplo para caminar seguros y confiados, en la senda que nos da la vida.

 

Sabemos que habrá quienes quieran interponerse en nuestro camino para buscar desviarnos de él y mentirán para tratar de convencernos, pero te rogamos que nos des sabiduría para identificarlos y fortaleza para resistirnos.

 

Nos sentimos felices al reconocer que tu deseo es que permanezcamos a tu lado por siempre.

 

Pon en nosotros el deseo ferviente de buscar tu presencia de manera que podamos conocerte cada día más y nuestra fé sea aumentada Señor, para que toda duda sea disipada.

 

Confiamos en tu bondad, creemos a tu verdad, anhelamos tener la vida que tu nos ofreces.

 

Te rogamos por todos aquellos que han elegido el camino equivocado, para que sus ojos sean alumbrados y puedan comprender que van rumbo a un destino fatal.

 

Acerca con amor a todos los que hacen parte de nuestra familia Señor; revélate ante todos los que aún no te han conocido,para que también ellos puedan llegar al mismo destino que nosotros.

 

Llénanos de determinación para vencer nuestro orgullo, nuestros viejos deseos carnales y nuestros hábitos errados, de manera que la vida de Cristo sea manifestada en la nuestra y nuestros pensamientos sean como los suyos.

 

Gracias por haber puesto sobre Jesús todo el castigo que nuestras injusticias, equivocaciones, pecados y rebeldía, merecían.

 

Te alabamos y bendecimos tu santo nombre.

 

Nos alegramos en tí y atesoramos con esperanza, la promesa de vernos cara a cara, para no separarnos nunca más Señor.

 

En el nombre precioso de Jesús.

 

Amén y amén.

Leave a comment