驴Alguna vez se han sentido tentadas a huir de alguna situaci贸n o problema? Creo que la mayor铆a de nosotras ha vivido por lo menos un momento como ese.聽聽

 

Agar es una egipcia, que seg煤n los historiadores, pas贸 de ser presuntamente una mujer reconocida en Egipto para convertirse en esclava de Sarai la esposa de Abram.

 

Despu茅s de haber salido de Egipto, la hermosa Agar se fue con la ejemplar pareja y durante diez a帽os vivi贸 junto a ellos, hasta que Sarai, como muchas de nosotras, en su af谩n por apresurar los planes que Dios hab铆a prometido a su familia, la us贸 como madre sustituta.

 

Sarai deseaba un hijo a toda costa, por muchas razones, sin embargo el fin no justifica los medios.聽聽

 

G茅nesis 16:1-16 nos cuenta la historia en detalle: Abram ten铆a ya diez a帽os de vivir en Cana谩n, y su esposa Sarai a煤n no hab铆a podido tener hijos. Pero como ella ten铆a una esclava egipcia que se llamaba Agar, le propuso a su esposo: 芦Abram, como Dios no me deja tener hijos, acu茅state con mi esclava y ten relaciones sexuales con ella. Seg煤n nuestras costumbres, cuando ella tenga un hijo ese ni帽o ser谩 m铆o, porque ella es mi esclava禄.

 

Abram estuvo de acuerdo. Entonces Sarai tom贸 a su esclava y se la entreg贸 a su esposo. Abram se acost贸 con Agar, y ella qued贸 embarazada.

Cuando Agar se dio cuenta de que iba a tener un hijo, comenz贸 a despreciar a Sarai. Entonces Sarai le reclam贸 a Abram:

鈥擳煤 tienes la culpa de que Agar me trate con desprecio. Recuerda que fui yo quien te la entreg贸. Ahora resulta que como est谩 embarazada, se siente superior a m铆. Por eso Dios habr谩 de castigarte.

 

Abram le respondi贸:

鈥擧az con ella lo que quieras, pues Agar es tu esclava.

Fue as铆 como Sarai comenz贸 a maltratarla, y Agar se vio obligada a huir.

Cuando Agar lleg贸 al manantial que est谩 en el desierto de Sur, junto al camino que lleva a Egipto, Dios sali贸 a su encuentro y le dijo:

鈥擜gar, esclava de Sarai, 驴qu茅 haces aqu铆? 驴A d贸nde vas?

 

Y ella le contest贸:

鈥擡stoy huyendo de mi due帽a.

Entonces Dios le dijo:

鈥擡s mejor que regreses con ella, y que la obedezcas. De mi parte, yo har茅 que tengas tantos descendientes, que nadie podr谩 contarlos.

Leave a comment