En plena confianza y seguridad pongo todos mis sueños, metas y proyectos en tus manos, decido no afanarme y angustiarme pues tu palabra dice: “No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús” Filipenses 4:6-7.Gracias amado Dios por guárdame y llenarme de esa paz que tanto necesito.

No me atemorizaré si la cosas no suceden como yo esperaba, si la circunstancias parecen estar en contra de lo que yo creía que podía pasar, no me preocuparé ni me angustiaré, porque he entendido que tu obras de maneras únicas e inexplicables, pero siempre obras para el bien de aquellos que amamos tu nombre.

Tu palabra me enseña que “Mis pensamientos no se parecen en nada a sus pensamientos —dice el Señor—. Y mis caminos están muy por encima de lo que pudieran imaginarse. Pues así como los cielos están más altos que la tierra así mis caminos están más altos que sus camino y mis pensamientos, más altos que sus pensamientos” Isaías 55:8-9

Por esta verdad reconozco que tus planes son mejores que los míos, pero sobretodo que tu manera de obrar es diferente a la mía, que tus pensamientos son perfectos y siempre van más allá de los planes que aun en mis pensamientos parecen grandes e inalcanzables, y sé que aunque algunos de ellos parezcan difíciles e imposibles, es justo los imposibles tu especialidad, porque es bajo estas circunstancias donde tu gloria brilla más visiblemente.

Me siento completo y seguro en ti  porque sé que tu palabra no vuelve vacía sino que cumple la promesa por la cual la has enviado, creo firmemente que todas y cada una de tus promesas se cumplirá en mi vida.

Mi corazón descansa y confía en ti amado Padre, porque mi futuro está lleno de bienestar y esperanza y de esa paz que sobrepasa todo entendimiento, gracias por tu gran amor y fidelidad en mi vida, gracias por ser mi alivio y mi seguridad, gracias por ser la plenitud y el gran amor de mi vida, en el nombre de Jesús.

Amén y amén.

Leave a comment