Cuando hablamos del pecado de David, estamos centradas en observar la conducta pecaminosa que lo llev贸 a cometer un pecado tan escandaloso. Sin embargo, hemos de tener en cuenta que el adulterio es un acto entre dos personas y la persona en que centraremos esta reflexi贸n, es precisamente Betsab茅, la mujer por la que el rey perdi贸 la cabeza.

 

Para ilustrarlo de mejor manera, haremos un recuento de lo sucedido con el rey David.聽 El segundo libro de Samuel cap铆tulo 11 nos cuenta:聽聽

En la primavera, cuando los reyes suelen salir a la guerra, David envi贸 a Joab y al ej茅rcito israelita para pelear contra los amonitas. Destruyeron al ej茅rcito amonita y sitiaron la ciudad de Rab谩. Sin embargo, David se qued贸 en Jerusal茅n.聽

Una tarde, despu茅s del descanso de mediod铆a, David se levant贸 de la cama y subi贸 a caminar por la azotea del palacio. Mientras miraba hacia la ciudad, vio a una mujer de belleza singular que estaba ba帽谩ndose. Luego envi贸 a alguien para que averiguara qui茅n era la mujer y le dijeron: 芦Es Betsab茅, hija de Eliam y esposa de Ur铆as el hitita禄.聽

As铆 que David envi贸 mensajeros para que la trajeran y cuando lleg贸 al palacio, se acost贸 con ella. Luego ella regres贸 a su casa. Tiempo despu茅s, cuando Betsab茅 descubri贸 que estaba embarazada, le envi贸 el siguiente mensaje a David: 芦Estoy embarazada禄.聽

Entonces David envi贸 un mensaje a Joab: 芦M谩ndame a Ur铆as el hitita禄. As铆 que Joab se lo envi贸. Cuando Ur铆as lleg贸, David le pregunt贸 c贸mo estaban Joab y el ej茅rcito, y c贸mo marchaba la guerra. Despu茅s le dijo a Ur铆as: 芦Ve a tu casa a descansar禄. David incluso le envi贸 un regalo a Ur铆as apenas este dej贸 el palacio. Pero Ur铆as no fue a su casa, sino que durmi贸 esa noche a la entrada del palacio con la guardia real.聽

Al enterarse David de que Ur铆as no hab铆a ido a su casa, lo mand贸 llamar y le pregunt贸:聽

鈥斅縌u茅 pasa? 驴Por qu茅 no fuiste anoche a tu casa despu茅s de haber estado fuera por tanto tiempo?聽

Ur铆as le contest贸:聽

鈥擡l arca y el ej茅rcito de Israel y el de Jud谩 est谩n viviendo en carpas de campa帽a, y Joab y los hombres de mi se帽or est谩n acampando a cielo abierto. 驴C贸mo podr铆a yo ir a casa para beber, comer y dormir con mi esposa? Juro que jam谩s har铆a semejante cosa.聽

鈥擡st谩 bien, qu茅date hoy aqu铆 鈥攍e dijo David鈥 y ma帽ana puedes regresar al ej茅rcito.聽

As铆 que Ur铆as se qued贸 en Jerusal茅n ese d铆a y el siguiente. David lo invit贸 a cenar y lo emborrach贸. Pero aun as铆 no logr贸 que Ur铆as se fuera a la casa con su esposa, sino que nuevamente se qued贸 a dormir a la entrada del palacio con la guardia real.聽

 

Entonces, a la ma帽ana siguiente, David escribi贸 una carta a Joab y se la dio a Ur铆as para que se la entregara. La carta le daba las siguientes instrucciones a Joab: 芦Pon a Ur铆as en las l铆neas del frente, donde la batalla sea m谩s violenta. Luego retrocedan, para que lo maten禄.

Leave a comment