Te adoramos y te bendecimos Señor, porque no eres un gobernante negligente sino uno completamente amoroso y dedicado a brindarnos todo el bienestar que esperamos recibir.

 

Bendice a cada uno de los miembros de nuestra familia y permitenos ser ejemplo, buen testimonio del servicio, la renovación de la mente y las bendiciones que provienen de la obediencia.

 

Queremos pensar, hablar y actuar, conforme a personas que se sienten extranjeras en medio de este mundo lleno de maldad, porque nuestro corazón y nuestra identidad corresponde al de personas de un reino espiritual, establecido en nuestro interior.

 

Gracias por estar con nosotros, todos y cada uno de nuestros días.  Hoy, siempre y por siempre.

 

Te bendecimos y te adoramos, porque sólo tu eres digno de recibir toda exaltación y gloria.

 

Te rogamos Señor que donde quiera que vayamos seamos identificados como parte de tu reino.  Que todas las personas que se relacionen con nosotros, sientan el deseo de ser acogidos por el reino de los cielos, por causa del amor que en nuestra vida está manifestado.

 

Tu bondad y gracia son suficientes para llenar nuestra vida de satisfacción y alegría.

 

Eres lo mejor de nuestras vidas Señor.

En Cristo Jesús.

Amén.

Leave a comment