ORACIÓN, PARA CONFIAR EN EL PODER DE DIOS, EL NO TE DEJARÁ SOLO

Amado Padre, te adoramos y te bendecimos, porque sabemos que siempre nos acompañas, nos guardas y nos provees para todo lo que necesitamos.

Queremos aprender a confiar en tí, como lo hizo Noé y todos los grandes hombres de la fe, quienes permanecieron cerca tuyo y de esa manera experimentaron la paz que sobrepasa todo entendimiento y salieron triunfantes de toda circunstancia difícil que les presentó la vida.

Deseamos de todo corazón confiar en tí Señor.  Aprender de Noé, que la obediencia es una elección que hacemos sin importar el ambiente que nos rodee.

Aunque no sepamos cuál sea el momento en que toda esta complicada situación se detenga, sabemos que cuando termine, podremos caminar triunfantes, seguros de que tendremos contigo, un buen resultado.

Te rogamos por aquellos que sufren porque no te conocen lo suficiente como para sentirse confiados bajo tu cobertura; por quienes se sienten angustiados ante los eventos que a futuro puedan presentarse.

Te pedimos por cada persona que se siente sola, sea porque está desamparada por los demás o porque su corazón no tiene la certeza de tu cuidado; envía tu provisión, manda sobre ellas tu bendición.

Te suplicamos que tu Santo Espíritu traiga convicción de pecado sobre toda persona que se encuentra presa de la maldad, pues tu eres el único que puedes inclinar su corazón al bien.

Que toda esta situación haga florecer en nosotros el ferviente deseo de mantenernos unidos a tí y en comunión con nuestros semejantes.

Provee Señor a la mesa de cada persona, el pan de cada día y también dales la tranquilidad que proviene de sabernos amados por tí.

Son muchos los ejemplos de fe, son muchas las historias que las personas han escrito como testimonio de tu inmutable bondad y fidelidad, nos acogemos a ella y esperamos seguros, que vendrán tiempos nuevos para la tierra y para sus moradores, en los cuales, podremos cantar con alegría acerca de tus misericordias.

Extiende tu mano sanadora sobre la vida de todas las personas que enfrentan padecimientos de cualquier tipo, pero principalmente Señor, revélate a ellas, de modo que no haya ninguna duda de que estás a su lado para fortalecerlas y darles salida de su situación.

Bendice a cada persona que ha extendido su mano para ayudar a los necesitados y recompensa la labor de quienes se exponen para ofrecerle tratamiento y bienestar a los demás.

Cerca con tus ángeles la vida nuestra, la de nuestros familiares y establece tu voluntad sobre todos nosotros.

Te exaltamos Señor, te amamos, te adoramos y te bendecimos.

 

En en nombre de nuestro Señor Jesucristo.

 

Amén y amén.

Leave a comment