Mi amado padre celestial hoy me presento delante de ti con un corazón lleno de esperanza y expectativa, tu palabra dice que nuevas son tus misericordias para conmigo cada mañana, y es precisamente tu misericordia y la certeza de tu compañía la que necesito para vivir, puede haber escasez o tener muchas necesidades, pero si estas conmigo tu me completas, tu me suples, tú me provees aun mas de lo que necesito, hoy entrego en tus manos mi día mi amado Señor con plena certeza y confianza de que si has permitido que tu aliento de vida permanezca en mi es porque tus planes para conmigo aún no han terminado, tu no has desistido de mi aunque ayer te fallé y te di la espalda, aunque ayer quizá me desanimé y quise abandonarte, aún así no se ha acortado tu gracia para conmigo, sigue extendida como un brazo fuerte queriéndome sacar del pozo de la desesperación en el que me encontraba.

 

Abrir mis ojos y ver un nuevo día, contemplar la majestad del firmamento y ver como el sol nuevamente sale con su brillo e ilumina mi mañana, es comprender que así también tu radiante luz mi amado Dios vence mis tinieblas, que no tengo porque andar en la oscuridad tropezando y cayendo con frecuencia si tengo de mi lado al sol de justicia, a la estrella de la mañana, que trae claridad a mi corazón y me muestra que está bien y que no lo está y me anima a seguir adelante, iluminando mi camino con su palabra y alienta mis paso con el dulce sonido de su tierna voz.

Hoy renuncio a vivir bajo el afán y la ansiedad, no viviré bajo el sistema del temor, viviendo y actuando por miedo o dejándome dominar por mis circunstancias, en este día viviré por la fe, ya he comprobado en carne propia que del afán y de la preocupación no queda nada bueno, lo único que logro es enfermarme o sentirme sin fuerzas para continuar, pero cuando aprendo a descansar en ti, mis cargas se van y me invade una paz que sobrepasa todo entendimiento, una paz inexplicable que en medio del peor de los caos me recuerda que todo va a estar bien y que nada se ha escapado de tu control.

Perdóname por las veces en que he comenzado mi día con afanes, enfocado mas en lo que tengo que hacer, que en hablar y tener comunión contigo, tu palabra dice que el principio de la sabiduría es tenerte presente en todos mis caminos, por eso te pido que me ayudes a entender que no eres un punto más en mi agenda a marcar como completo después de un tiempo devocional o de un espacio de oración, sé que anhelas ser parte de todos y cada uno de los espacios de mi vida, eres tan grande que no te puedo enmarcar en un pequeño espacio de mi tiempo, quiero que vayas conmigo a donde quiera que yo vaya, quiero que te hagas presente en los espacios decisivos de mi vida, en los problemas de mi trabajo, en mis angustias financieras, en las tempestades que se presentan en las relaciones interpersonales, pero también en  los momentos alegres que puedo compartir con mi familia, en esos espacios de satisfacción o reconocimiento cuando algo sale bien.

Reconozco mi buen Dios que muchas veces he dado por sentando mi respiración, mi vestido o mi alimento, se me ha olvidado que esto proviene de ti y debe ser usado también para tu gloria, en lugar de esto he creído que es tu obligación proveerme o sostenerme y no he sido agradecido con tantas bondades y favores recibidos de tu mano, te pido que cambies por completo mi corazón, renueva dentro de mí un espíritu de gratitud y de reconocimiento, que en todo lo que deba enfrentar en este día yo pueda reconocer tu intervención y darte las gracias, porque tu tienes cuidado de cada paso que doy, conoces hasta el numero de mis cabellos y sabes de lo que tengo necesidad, por tanto renuncio a mi orgullo y a mi vanagloria, desecho por completo todo pensamiento de autosuficiencia que me aleje de ti.

Recuerda lo que dice la palabra del Señor en Lamentaciones 3:22-23 El gran amor del SEÑOR nunca se acaba, y su compasión jamás se agota. Cada mañana se renuevan sus bondades; ¡muy grande es su fidelidad!, ten presente todos los días de tu vida esta maravillosa promesa, cuando quiera venir tu adversario a hacerte creer que el amor de Dios depende de lo bueno que eres o que se agota cuando le has fallado, detén su mentira con esta gran verdad, todos los días de nuestra vida podemos gustar y ver lo bueno que es el Señor con nosotros y somos dichosos los que ponemos toda nuestra confianza en Él.

Hoy te pido perdón mi amado Dios por las veces en las que he confiado más en lo que veo que en lo que tú me has dicho, en este día determino que no viviré por vista, decido vivir por fe, con la plena confianza de que contigo soy más que vencedor, ningún arma de derrota, de desanimo, de tristeza, depresión o de ansiedad forjada en mi contra prosperará, proclamo que este es un día de victoria y por tu autoridad y lleno de tu paz, le ordeno a toda boca mentirosa que quiera hacerme daño que guarde silencio, que huya y abandone mi vida, mi entorno y mis circunstancias, hoy caminaré con paso firme, plenamente confiado que tu vas delante de mi como poderoso gigante echando abajo todo obstáculo que me quiera limitar y alejarme de tu plan para conmigo.

Muéstrame en esta mañana Señor cuáles son tus sueños para conmigo, renueva mi aliento al revelarme tus propósitos, tú siempre me animas a seguir adelante, a no desanimarme, me recuerdas que no se trata de mí, ni de lo bueno que soy, se trata de ti y de lo inmenso de tu amor y fidelidad para conmigo, de esta sobrenatural cualidad que posees de hacer de alguien común cosas extraordinarias, que solo esperas de mí que crea que existes y que eres galardonador de aquellos que te buscamos de corazón.

Tu palabra dice Señor que todo tiene su tiempo oportuno, que hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el sol, por eso establezco como mi norma de vida la oración del salmista cuando dijo enséñame a contar bien mis días de modo que crezca en sabiduría, hoy te pido que me enseñes a aprovechar bien el tiempo en medio de estos tiempos malos, no quiero que al terminar mi día vea que perdí el bien más preciado que me diste y con él la oportunidad de hacer cosas que honraran y reflejaran tu nombre, por estar distraído o enfocado en cosas pasajeras, no quiero hallarme estancado o paralizado por el temor a dar los pasos que me pediste que diera en fe, ayúdame este día a convertir los problemas que se me presenten en inmensas oportunidades de generar cosas nuevas, pon en mí, la mente de Cristo, esa mente creativa e innovadora, que ve mucho en poco y que puede hacer todo con nada.

Bendigo tu nombre mi amado Señor y me revisto de tu armadura en esta mañana para enfrentar todo ataque que mi adversario quiera lanzar en mi contra, no voy a permitir que mi pasado dañe mi presente e hipoteque mi futuro, tu moriste por mi pecado y borraste mis faltas, por eso en este día celebro una vida pura, santa y agradable a ti, me acercare confiada e ilimitadamente a ti, te contaré los pormenores de mi vida y te haré parte de hasta el más mínimo detalle de todo lo que ocurra, si algo pasa de manera inesperada no me voy a preocupar, porque tu tienes el control de todo, yo soy el copiloto en este viaje de la vida y mi parte es obedecer tu voluntad y disfrutar de la bendiciones que me has dado, tu sabes a donde me llevas y que tienes preparado para mi en este maravilloso día, camino certero y confiado, enfocado en la meta y completamente convencido que hoy será un día de victoria en Cristo Jesus, lo creo y así mismo lo viviré, amén.

Leave a comment