Hoy es el día de cambiar nuestra postura pasiva, por una activa que nos permita ver los cambios que tanto hemos deseado: 

Santo Dios, nos acercamos a tu presencia para reconocer que somos responsables de no haber recibido las bendiciones que tanto hemos pedido.

Necesitamos preparar nuestro corazón como lo hizo Esdras, para que tu palabra se haga evidente en nuestro actuar.

Queremos despojarnos del enojo, del pesimismo, de las dudas, de la maledicencia, del rencor y de todo lo que sabemos que nos daña y nos impide avanzar.

Sabemos que tu todo lo sabes, todo lo puedes y debemos vivir conforme a tus instrucciones de manera que nuestra vida pueda obtener el cambio que deseamos.

Ayúdanos a vencer todo orgullo y toda terquedad, porque hemos cosechado sus frutos y aunque en algún momento nos hayan parecido dulces, nos han dejado un sabor amargo y nos han traído dolor.

Iluminanos con tu Santo Espíritu para ver aquello que sigue haciéndonos daño, desde nuestro interior y que nosotros no hemos corregido porque ni siquiera logramos identificarlo.

Queremos ser tenidos por dignos de confianza Señor, de modo que las ventanas de los cielos permanezcan abiertas para nosotros y así podamos bendecir a otros, a través no sólo de nuestro ejemplo, sino de los recursos puestos en nuestra mano.

Estamos dispuestos a desaprender lo que está mal y a prepararnos para ser esposos, hijos, padres, servidores, trabajadores y creyentes, conforme al modelo tuyo Señor.

No deseamos partir de éste lugar sin haber puesto todo de nuestra parte para ser la mejor versión de nosotros mismos.

Si preparamos nuestro corazón para oír tu voz, estaremos tranquilos cuando las adversidades toquen a nuestra puerta porque habremos aprendido  a confiar en tu providencia.

Estaremos agradecidos con lo que tenemos en el presente, porque tu sabrás entregarnos a futuro lo que podamos recibir sin que nuestro camino se tuerza.

Ayúdanos Padre bueno a vencer todo impedimento entre tu y nosotros.  Entre tus bendiciones y nuestra capacidad de administrarlas.

En el poderoso nombre de Cristo Jesús.

Amén y amén.

Leave a comment