ORACIÓN PODEROSA PARA VOLVER NUESTRO CORAZON A DIOS Y RECIBIR SU PROTECCIÓN Y CUIDADO

Padre bueno, nos presentamos a tí en la consciencia de saber que tu eres la respuesta a cualquier necesidad en nuestra vida.

Por una absurda razón tenemos la tendencia a regresar a nuestra antigua manera de vivir, pese a que tu mano amorosa y poderosa nos haya librado de ella.

Danos la voluntad que se requiere para desechar todo lo que nos puede conducir a nuestra antigua condición, sean comportamientos, hábitos, amistades, actitudes, palabras o pensamientos.

Renueva nuestra manera de vivir y ayúdanos a mantenernos en continuo progreso, porque de otra manera no seremos personas de influencia positiva sino por el contrario seremos influenciables.

Gracias por haber oído a nuestra súplica y haberte tomado tu tiempo para indicarnos lo que debemos hacer.

Bendecimos a cada persona que nos rechazó a causa de nuestros padecimientos o nos juzgo por causa de nuestros errores.  

También a aquellas que nos llevaron a esas condiciones y ahora somos nosotros quienes quisiéramos poder ser parte de su respuesta y apoyo para salir de ellas.

Queremos ser sanos, pero también aprender a vivir sanos.

La costumbre de sufrir, de llorar, de lamentar, de estar apartados de los demás, de escondernos, de abandonarnos a la depresión y a la angustia son esquemas que deben ser rotos.  Sería como bañarse y estar perfectamente sano y limpio para ponerse los harapos que hicieron parte de nuestras miserias.

Es tiempo de aceptar el cambio, de levantar la cara y caminar seguros, de quemar los trapos viejos y despedirnos de las malas costumbres, no podemos regresar a las pocilgas, vestidos con trajes reales.

Que las bendiciones y la transformación que a diario realiza tu Espíritu en nosotros, nos convierta en personas preparadas y fuertes, listas para ayudar a quienes lo necesitan.

Ayuda a quienes aún no han escuchado que tu puedes limpiarlos, a quienes no quieren abandonar el leprosario porque sus costumbres se hicieron tan fuertes que derrotaron sus esperanzas de una vida diferente.

En tus manos estamos todos Padre.

En Cristo Jesús.

Amén.

Leave a comment