Señor, en este dia vengo ante tu presencia, en medio de mis dificultades quiero levantar mis manos al cielo y quiero refugiarme ante tu presencia, tu eres mi lugar favorito, mi lugar seguro, quiero ver tu gloria y sentir que tu presencia puede actuar, sanarme, levantarme, aconsejarme,  porque cuando tu presencia llega a mi lugar, cosas maravillosas pasan, cosas imposibles se vuelven posibles, milagros pasan porque tu no estás ausente, no eres un Dios  lejano, eres ese Dios al que podemos venir y acercarnos, eres el templo Santo donde puedo resguardarme y recibir bendición.

Padre Santo, hoy quiero cantar, adorar y gritar que tu eres mi seguridad, y en tu abrigo es donde encuentro victoria y ahora como David cuando llegaba a tu templo clamo, con la plena certeza que tú me protegerás de todo peligro: (Salmo 27:7-14 NTV) Señor, escucha mi llamado,   ten compasión de mí y contéstame. Señor, de todo corazón quiero conversar contigo    y aquí estoy para adorarte. No te alejes de mí,    no ignores a tu servidor.  Dios mío, tú eres mi Salvador. ¡No me dejes solo,    ¡No me abandones! Aunque mis padres me abandonen,   el Señor se encargará de mí. Señor, enséñame a vivir como tú quieres.    Guíame por el camino seguro;    ayúdame porque tengo muchos enemigos. No permitas que mis enemigos me derroten,    porque son muchos los que dicen mentiras de mí    y tratan de hacerme daño. Yo, en cambio, espero disfrutar    de la bondad del Señor mientras viva. Mientras aguardan,    confíen en el Señor. Sean fuertes y valientes,   y esperen que el Señor les ayudará.

Padre, gracias porque en los momentos más duros de mi vida solo puedo hallar la paz y el alivio cuando me acerco a ti, porque tú me muestras tu profundo amor y me respondes, y he podido experimentar en muchas otras cosas que ofrece el mundo pero nada, ninguna otra cosa puede darme esa tranquilidad, esa paz tan profunda como la encuentro al refugiarme bajo tu presencia, acepto que me cuesta enfrentarme al mundo y sus retos, por eso  corro  a tus brazos para   encontrar la fuerza que necesito para superar todos mis problemas.

Señor en medio de mis tiempos de lucha, me revelas el secreto para recuperar mi confianza en ti, y es por medio de la oración, acercarme y calmarme cuando me sienta inseguro y cansado, y reconocer que no puedo hacer nada por mis propios medios, necesito de tu ayuda, necesito sentirte a mi lado, necesito ver tu rostro, porque solo tú puedes devolverme la vida y venir a salvarme, porque te preocupan todas mis angustias.

Rechazo todas las cosas que han querido infundirme miedo, porque tú Señor eres quien me defiende, por lo tanto no temeré a nada, todo lo que quiere destruirme a mí, será destruido por tu poder, porque tengo la certeza de que no importa cuantos enemigos tenga, cuántas dificultades y necesidades posea, pues tú Dios, escuchas mi  ruego y nunca me abandonas en mis momentos de necesidad y vienes con tu ayuda.

Padre lo que más anhela mi corazón es poder habitar en tu presencia, venir a buscarte y encontrarte todos los días de mi vida, deleitarme en tu soberanía y tu grandeza, quiero estar en tu casa para adorar y meditar en tu palabra, porque estoy seguro  que una vez más, veré  tu bondad una y otra vez en mi vida, porque pese a las adversidades tu siempre traes cosas buenas,  por eso toda mi esperanza está en ti, por eso me llenó de ánimo porque puedo confiar en el Dios que es mi Eterno refugio y en quien nunca me falla .

Leave a comment