Señor te adoramos, bendecimos tu santo nombre, proclamamos que el día de nuestro milagro está cerca porque tú has decidido venir a nuestras vidas para ayudarnos a resolver todo aquello que no podemos resolver por nuestra propia cuenta.

Dios de amor y grande misericordia, gracias por haber agendado un día para traer a nosotros la respuesta que esperamos con tanto anhelo.

En el paso por esta vida sufrimos todo tipo de situaciones que evidencian nuestra incapacidad y nuestra absoluta necesidad de ver tu mano obrando a nuestro favor.

Sabemos que tú eres Dios, grande y poderoso, que tienes la capacidad de darnos la victoria sobre toda adversidad sin importar lo imposible que parezca.

Tú eres nuestro Creador y por lo tanto, en tí está la capacidad de llevarnos a vivir en plenitud, pues tú eres nuestro buen Padre que siempre procuras entregarnos el bien que tanto deseamos.

Gracias por la obra de Cristo, gracias porque en su vida, en su obra y gracias a su sacrificio nosotros hemos recibido todo lo que necesitamos para nuestra vida terrenal y para asegurarnos un lugar a tu lado en la eternidad.

Hoy nos disponemos a hacer aquello que nos había resultado imposible, sabiendo que en momento en que obedecemos a tu voz, tu manifestarás tu gloria y veremos los milagros materializarse ante nuestros ojos.

Tú eres Santo Señor, tú eres fiel, tú eres el mismo ayer, hoy y por los siglos, por tanto podemos sentirnos confiados en que tus promesas serán realidad en nuestras vidas, ni una de ellas faltará.

Así como nuestro Señor Jesucristo anduvo por la tierra haciendo bien a todos, sabemos que tu Santo Espíritu ha sido puesto en nosotros, sobre nosotros y en medio de nosotros para obrar proezas a nuestro favor.

Te alabamos y bendecimos tu nombre, gracias Rey, Señor, Salvador nuestro.

En Cristo Jesús.

Amén y amén.

Leave a comment