Amado Padre Celestial, que maravilloso es poder conocer tus promesas, que reconfortante entender, lo que dice en tu palabra y saber que toda aflicción, sufrimiento, pena, necesidad y tribulación que estamos pasando en este momento, son efímeros y pasajeros como lo dice en 2 Corintios capítulo 4 verso 14 “Pues nuestras penalidades de hoy, que son leves y pasajeras, nos producirán para siempre una riqueza inmensa e incalculable de gloria”.

Lo que sufrimos en esta vida es cosa ligera, que pronto pasa; pero nos trae como resultado una gloria eterna mucho más grande y abundante.

Gracias Señor, porque esta palabra nos da esperanza de una mejor vida, nos anima el pensar que vienen tiempos mejores, que todo esto “también pasará”, que has preparado un lugar muy hermoso en el cielo para todos tus hijos, y que en estos versículos podemos deslumbrar un poco lo que será la eternidad con contigo, una eternidad realmente gloriosa.

Padre amado, qué gozo saber que nuestra eternidad será un lugar donde harás nuevas todas las cosas, será un lugar donde mantendremos una comunión constante contigo, ese día cuando pasaremos a tu trono y estaremos delante de tu gloriosa presencia, habitando juntos y conoceremos a nuestro Redentor.

Gracias mi amado Rey por dejarnos ver que en la eternidad tendremos un gozo que jamás terminará, y ya no habrá más muerte, dolor, llanto, tristeza, necesidad o cualquier pena. En este mundo pasamos muchas dificultades y adversidades, pero debemos comprender que un día todo esto quedará en el olvido ya que Dios enjugará todas nuestras lágrimas y nuestro gozo será completo.

La eternidad será un lugar de abundancia, donde un día estaremos delante del Señor y seremos saciados de todas las cosas y no tendremos necesidad de nada más, por eso debemos seguir firmes sin desfallecer en la fe y en el Dios que creemos, porque todo esto es temporal y pasajero, tenemos la promesa de un tiempo nuevo, una tierra nueva, una ciudad santa, cubierta de gozo en la presencia de nuestro Señor, donde viviremos felices y tranquilos para siempre.

Leave a comment