¿Ya has identificado cuál es tu Jericó?, ahora al igual que Josué debes tener la certeza y la seguridad que Dios te dará la victoria. El Señor te dice: “Mira, ya he entregado en tu mano a Jericó…” Es tiempo de creer, es tiempo de confiar, es tiempo de aferrarte al Dios de milagros, al Dios de las cosas imposibles, al Dios que te da la instrucción exacta. Ya es tiempo de que obedezcas sin preguntar. Quizá te parezca extraño la forma de atacar de Dios, quizá sea rara la forma de obrar del Señor, pero eso no debe interesarte, Tú solo decides caminar en fe y hacer tal cual el Señor te está diciendo que lo hagas.

Mi querido compañero en este día decide entregar tu vida al Señor, oro para que afines tus oídos, para que el Señor ponga en ti un escuchar agudo, para que comiences a entender su voz, para que ya no camines más en tus fuerzas, si te das cuenta es solo cuestión de obedecer y sin hacer omisión, el Dios de Israel respalda tu marcha.

¿Sabes algo? ¡Hoy es el gran día! El maravilloso tiempo en que Dios te da la victoria, sobre toda la situación que estás pasando, yo clamo al Señor para que hoy sea el grandioso día donde puedas ver la gloria del Señor y Rey de los cielos, el Dios de milagros obrando en tu vida.

Hoy es el día donde verás caer todas esas murallas que has entregado al Señor, hoy podrás ver la gloria del omnipotente sobre tu vida, el día donde toda esa ciudad fortificada va a ser destruida, el día donde toda muralla por más fuerte e invencible e impenetrable va quedar derribada.

Solo te puedo decir: Haz lo que Dios te dice, marcha, marcha alrededor de la muralla, sigue marchando por fe, porque Dios es el único que puede hacer algo en tu vida, Dios te dará la victoria sobre tu situación, Sobre tu familia, tus hijos, tu economía, sobre tu estado de ánimo y sobre tus emociones, y todo lo que necesites.

El mismo Dios de Israel es tu Dios, y ya está en tus manos la victoria, no desmayes, solo ¡avanza! tú que viniste sin fuerzas y sin esperanza, por favor ¡avanza! ¡marcha en fe!. Tu victoria está asegurada, tus ojos verán la gloria de Dios, tú serás testigo de cómo las murallas caerán por el poder de Dios, tú serás testigo de cómo Dios hace un milagro hoy en tu vida.

Tienes un gran privilegio y es pertenecer al ejército de Dios y tener como tu comandante al único Dios, al jefe de los escuadrones de Israel. Solo con Él podrás seguir adelante, solo con Él todas las murallas y las grandes ciudades fortificadas podrán ser destruidas, no en tus fuerzas, sino en las del Dios altísimo.

Leave a comment