Señor, te agradezco por haberme cuidado toda mi vida y que en ella nunca me haya faltado el sustento y el abrigo.

Te pido Señor, en el nombre de Jesús, que me ayudes a tomar las decisiones correctas para el bienestar de mi familia, ayúdame a solucionar todos mis problemas financieros, dame la sabiduría para tomar el camino indicado. 

Amado Señor, te pido que por favor pongas tus manos sobre las mías y las bendigas, bendice el trabajo que realizo con ellas, también te ruego que abras las ventanas de los cielos para que caiga una lluvia de provisión y abundancia en todas las áreas de mi vida.

Te ruego Señor, que todo lo que mis manos toquen, sea prosperado, que todo lo que haga sea respaldado por ti, para que sea de bienestar y así mismo ayúdame a tener un corazón generoso, para de igual forma ser de bendición para quien lo necesite.

Señor te pido que si mi vida necesita un cambio, te doy plena autoridad para obrar sobre ella, que toda maldición sea rota por el poder de tu nombre, rompe toda miseria y pobreza que exista en mi mente, que ya no tenga que cargar el yugo de la necesidad, ni la desgracia.

Que toda atadura de ruina, de no poder surgir, de hacer negocios malos y que no salgan adelante, sea roto por el poder de tu hijo Jesucristo, que toda esclavitud de quiebra, de escasez, de necesidad sea anulada por tu poderosa mano.

Padre amado, que toda maldición de falencias, de que nada alcanza, sea cancelada, que las palabras “no hay”, “no se puede”, “no rinde”, desaparezca de nuestro vocabulario y sean cambiadas por palabras positivas de progreso “si, hay”, “si, se puede”, “si, alcanza”, donde declaramos que sobreabunda, porque la prosperidad eres tú.

Declaramos que inicia un nuevo tiempo, una nueva tierra fértil nos espera, nuevas cosechas, nueva lluvia, nuevas bendiciones vienen para nosotros.

Tu palabra dice en (2 Corintios 5:17 NTV) Todo el que pertenece a Cristo se ha convertido en una persona nueva. La vida antigua ha pasado; ¡una nueva vida ha comenzado!. Yo creo Señor en esta promesa, que fuiste a la cruz para hacer de mi vida una nueva persona, sin cargas, sin maldiciones, solo recibiendo por el contrario de tus muchas riquezas y bendiciones.

Yo declaro que por tu obra única y sobrenatural, yo soy próspero, todo lo que hago sale adelante, tú Señor eres mi socio, quien me respalda y quien me sustenta, tú vas delante de mí, llenándome de tu gracia y tu favor a donde quiera que voy.

Te doy gracias Señor porque desde ahora, mi fe se activa y empiezo a ver como las puertas se abren a mi favor y solo puedo darte toda gloria y honra a ti, porque sé que todo viene de tu mano.

Leave a comment