Te adoramos glorioso Padre nuestro, nuestro precioso Dios y grandioso Rey.

 

Te damos gracias por poder presentarnos ante tí, con la confianza de que tu ya sabes lo que necesitamos y estás dispuesto a brindárnoslo.

 

Gracias Padre por enseñarnos que somos todos una gran familia, que precisamos los unos de los otros para lograr nuestros propósitos de vida, pues todos están trazados de modo que podamos demostrar nuestro amor por tí, a través del servicio a nuestro prójimo.

 

Gracias por que no necesitamos palabras rebuscadas o mucho conocimiento, sino simplemente un corazòn humilde y dispuesto, para entregar en tus manos todos nuestros asuntos, penas, preocupaciones o necesidades, con la confianza plena en que tú responderás trayendo bendición a nuestras vidas.

 

Gracias por tener tanto cuidado de nosotros, por estar atento a nuestra voz y disponible todo el tiempo para escuchar nuestra oración.

 

Gracias por habernos dado una familia tan grande y numerosa, por la oportunidad que en cada persona nos das, de manifestar el amor que sentimos por tí.

 

Bendice Señor a cada persona con la que nos relacionamos a diario, a cada una de las que se han cruzado en nuestro camino y a cada una de las que hará parte de nuestro futuro. 

 

Permítenos ser bendición para cada uno de ellos, conforme al deseo de tu corazón, pues como dijo el salmista: ¡Cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos convivan en armonía!

 

En el bienestar de mi prójimo está el mío también, ese es el pensamiento que debe imperar en nuestros corazones para romper toda división, para arrancar toda raíz de maldad, para vivir conforme al reino de los cielos.

 

Te amamos Papá, te bendecimos y te exaltamos Rey de Paz.

 

En Cristo Jesús.

 

Amén.

Leave a comment