La biblia contiene una gran cantidad de menciones hechas a mujeres que marcaron la pauta como ejemplo, no sólo a las personas a su alrededor o a sus hijos, sino a todos los creyentes.

 

Una de esas mujeres maravillosas, de las cuales se hace mención es  Abías. cuyo nombre significa “La voluntad de Dios”.

 

2 Crónicas 29:1-2 nos habla de ella: Ezequías tenía veinticinco años cuando subió al trono de Judá y reinó en Jerusalén veintinueve años. Su madre se llamaba Abías, hija de Zacarías. Él hizo lo que era agradable a los ojos del Señor, igual que su antepasado David.

 

Hemos oído hablar muchas veces acerca del rey Ezequías, de su temor reverente a Dios y de su buen desempeño como rey de Israel.

 

Pese a haber sido hijo de un hombre malo como fue el rey Acaz, fue un hombre temeroso de Dios y su mayor ejemplo fue su mamá.

 

Abías se había casado con Acaz y producto de esa unión había nacido Ezequías.

 

La biblia nos cuenta acerca de la conducta de este hombre malvado.  

 

2 Crónicas 28:1-4 dice de él: Acaz tenía veinte años cuando subió al trono y reinó en Jerusalén dieciséis años. Él no hizo lo que era agradable a los ojos del Señor, como sí lo había hecho su antepasado David. 

En cambio, siguió el ejemplo de los reyes de Israel. Fundió imágenes de metal para rendir culto a Baal. Ofreció sacrificios en el valle de Ben-hinom y hasta sacrificó a sus hijos en el fuego.

De esta manera, siguió las prácticas detestables de las naciones paganas que el Señor había expulsado de la tierra al paso de los israelitas. Ofreció sacrificios y quemó incienso en los santuarios paganos, en las colinas y debajo de todo árbol frondoso.

Leave a comment