PODEROSA ORACIÓN DE LA MAÑANA, CUIDA LO QUE HABLAS DIOS QUIERE BENDECIRTE

Padre bueno hoy hago mías las palabras del salmista cuando dijo: “Señor, pon guarda a mi boca; vigila la puerta de mis labios” (Salmo 141:3). Sé que el mundo está lleno de palabras de maldad, por esto hoy decido no hacer parte de la lengua incansable y maligna con la que el enemigo quiere inundar la tierra, sino más bien vencer el mal con el bien y el poder de las palabras que tú me has dado. Tú enviaste a tu único hijo Jesús quien es la palabra hecha carne y en él creo pues sólo en él hay palabras de vida eterna.

Pon tus dichos en mi boca, que cuando abra mis labios de ella brote vida y esperanza, que sean dichos agradables como la miel pero también contundentes y relevantes como solo tu lo sabes hacer, sé mi maestro, quiero aprender de ti, saber como hablar en cualquier situación, ser acertado y asertivo en cada palabra que salga de mi boca con la certeza que de cada una de mis palabras daré cuenta cuando esté en tu presencia.

Haz de mi boca un manantial de vida a los que me oyen, que todos puedan ser edificados con mis palabras, y aun en las tormentas ser un embajador de paz. Decido pensar más antes de hablar, renunció a prestarme a toda crítica, chisme y murmuración y los cambio por palabras que declaren bendición en la vida de otros, que todos los que me escuchen hallen gracia y te hallen a ti, haz de mí un canal de tu verdad para que así todos puedan conocerte, en el nombre de Jesús, Amén

Leave a comment