PODEROSA ORACIÓN DE LA MAÑANA PARA DARLE EL VALOR REAL A LAS COSAS

Padre bueno, te bendecimos y te adoramos, te damos gracias porque pese a nuestros errores y torpezas, tu nos hablas al corazón y nos confrontas para que podamos corregirlos.

Gracias primeramente por tu amor que sobrepasa nuestra capacidad de comprensión y nuestro mérito.

Gracias por la vida de nuestros padres y todo el esfuerzo que pusieron a nuestro favor para demostrarnos su amor, para entregarnos su dedicación y hacer de nosotros personas de bien.

Gracias por nuestro cónyuge, por ser parte integral de nuestras vidas y nuestro progreso.

Gracias por nuestros hijos, que son nuestra alegría.  Permítenos ser buen ejemplo para ellos y aprovechar cada momento posible a su lado, pues luego crecerán y se irán de nuestro lado para formar sus propias vidas y hogares.

Descansamos en la certeza de que todo lo que necesitamos proviene de tu mano y sin duda alguna nos darás a su tiempo, todo lo que requerimos.

Lo verdaderamente valioso ya nos lo entregaste. Nos diste amor, vida, entendimiento, salud, compañía, dones, talento, trabajo y por sobre todo, salvación y ejemplo.

Eso no tiene precio ni hay manera de pagarlo.  

Queremos aprovechar el tiempo en ofrecerlo y compartirlo con las personas que atesoraran esos recuerdos que también para nosotros representarán grandes satisfacciones durante toda nuestra vida.

Te pedimos perdón por todas las ocasiones en que te quitamos del trono de nuestro corazón para situar allí a otras personas u otros intereses.  Hemos sufrido las consecuencias de hacerlo.

Hacemos un compromiso contigo, con nosotros mismos y con los nuestros, de hacer de nuestro paso por la vida, una experiencia grata e inolvidable.

En tus preciosas manos entregamos todo Señor.  Soltamos la ansiedad por el futuro y nos perdonamos por los errores del pasado, para poder aprender a disfrutar plenamente el presente.

Todo lo esto lo hacemos en la confianza que nos brinda el sabernos tus hijos y coherederos con Cristo de todas tus riquezas, que no se comparan de ninguna manera con las terrenales.

Amén.

Leave a comment