Gracias Señor, haz sido bueno, paciente, misericordioso, perdonador y amoroso con nosotros.

Tu eres quien tiene el poder de ver en nosotros el potencial para alcanzar nuestro propósito y superar toda expectativa que tengamos. 

Danos entendimiento para aprovechar lo que tenemos a nuestra mano para cumplir con nuestras responsabilidades.

Nos hemos equivocado, hemos tomado decisiones a la ligera sin sopesar las consecuencias, probablemente te hemos culpado de cierta manera, pero queremos solucionar todo ello.  

Deseamos tomar los correctivos necesarios para que nuestra vida sea exitosa. Con temor o con duda, como inicialmente lo hizo Gedeón, queremos ser obedientes, porque sabemos que es la única garantía de que nuestra vida sea diferente.

Poco a poco nuestra vida irá creciendo en fe y en experiencias contigo, de manera que cada vez podremos superar mayores retos y emprender más grandes proyectos, pero siempre de tu mano.

Necesitamos vivir experiencias personales que nos permitan conocerte de cerca Señor. Necesitamos descubrir que somos útiles e importantes en el reino de los cielos. Aunque ante nuestros ojos las tareas que realizamos parezcan pequeñas, tu les das el correcto valor.

Danos de tu paz, sumérgenos Señor en el río de tu Espíritu, de modo que seamos lavados de todo aquello que nos hace indignos y nos separa de tí.

Estamos aquí Señor para ser instrumentos efectivos en tu mano. Usanos.

Te adoramos, te bendecimos Rey de gloria.  

En Cristo Jesús.

Amén.

Leave a comment