Quienes menosprecian el sacrificio de Cristo y por lo tanto no se acojen a él. Quienes cultivan la maldad pensando que no tendrán que comer de sus frutos, pero tú no puedes ser burlado, lo que las personas siembren, eso mismo habrán de cosechar.

 

En verdad,  tú cuidas a los buenos, pero los malvados se encaminan al fracaso.

 

Es posible que no aparezca el fracaso en una parte del trayecto de los malos y piensen que todo va bien, pero su destino los llevará al dolor que producen las consecuencias de las malas acciones.

 

Mientras tanto, los que nos decidimos por tí, tendremos vidas plenas, porque tu eres todo para nosotros y el motivo principal de nuestra existencia Señor.

 

Sólo hay dos caminos para seguir y nosotros elegimos el camino que se transita a tu lado Señor, siguiendo tus consejos, atendiendo a tu voz, alejados de las personas que nos incentivan a hacer lo que no conviene.

 

Pues nosotros hemos sido puestos para ser su ejemplo y su ayuda efectiva para ayudarlos a regresar al camino verdadero, no para mantener relaciones de comunión con ellas y terminar alejados de ti.

 

Ayúdanos Señor a ser factores de cambio y promotores de vida; que los frutos de tu presencia en nosotros salten a la vista, de modo que también otros deseen acercarse a tí y ser transformados en su manera de vivir.

 

Te alabamos y bendecimos tu santo nombre.

 

En Cristo Jesús,

 

Amén y amén.

Leave a comment