SALMO 118 DICHOSO EL QUE CAMINA EN LA VOLUNTAD DE DIOS

Oraci贸n para sanar el coraz贸n / Salmo 118

Padre nuestro, aqu铆 estamos, para descubrir delante tuyo nuestro coraz贸n herido.聽聽

Han sido muchas adversidades, muchas batallas enfrentadas, en las cuales no siempre pudimos obtener la victoria, sin embargo tu siempre nos has guardado de modo que el mal no nos da帽e.

Nos hiciste nacer con un prop贸sito, con un objetivo, para una tarea, que nos permita identificarnos a nosotros mismos, como personas 煤tiles; como tus hijos, pero principalmente, nos diste la vida con la finalidad de darnos a conocer聽 la grandeza de tu amor.

Amor, la mayor necesidad de cada ser humano. Amor, el mayor poder que podamos imaginar.聽 Amor, el motor que impulsa la creaci贸n misma.

Nos sumamos a las reveladoras palabras del Salmista, en su c谩ntico 118 diciendo: 隆Alabemos a nuestro Dios! 隆D茅mosle gracias porque 茅l es bueno! 隆脡l nunca deja de amarnos!

Tu eres el 煤nico ser digno de ser alabado, de ser reconocido por tantas y tantas intervenciones en nuestras vidas para hacer de ellas, lo mejor posible.

Gracias por tantas oportunidades, pese a nuestra terquedad, a la dureza de nuestro coraz贸n, a nuestra resistencia a perdonar, a nuestra inclinaci贸n a hacer lo malo.

Tu eres bueno, sin importar lo que nosotros tengamos que vivir, enfrentar o superar, tu siempre, eres bueno.

No fue por tu causa que la tierra qued贸 sometida a violencia, sino por causa de nuestra necedad; pese a ello, tu nunca has dejado de amarnos.

Que lo repitan los israelitas: 芦隆Dios nunca deja de amarnos!禄 Que lo repitan los colombianos, que lo repitan los ecuatorianos, los espa帽oles, los chilenos, los bolivianos, los argentinos, los mexicanos, los venezolanos, los costarricenses, los brasile帽os, que lo repita la tierra entera:聽 Tu nunca dejas de amarnos.

Si pudi茅ramos entender con claridad, s贸lo 茅sta frase: 鈥淭u nunca dejas de amarnos鈥澛 entonces habr铆a mucho menos da帽o acumulado en nuestro coraz贸n.

Hemos sufrido el desamor, nos hemos despreciado, hemos herido a otros, a causa de nuestra inmensa necesidad de amor sin resolver.

Hemos cargado con la culpa, con la condenaci贸n, con la orfandad, con la violencia, con la angustia, con la desesperaci贸n, con la depresi贸n, porque nos falta comprender a cabalidad, que tu nunca dejas de amarnos.

Hemos procurado el amor en los lugares donde no se encuentra. Tu eres la fuente del amor. De ti proviene ese magn铆fico poder, que nos permite ver la vida desde la 贸ptica correcta.

Que lo repitan los sacerdotes: 芦隆Dios nunca deja de amarnos!禄 Que lo repitan los que adoran a Dios: 芦隆Dios nunca deja de amarnos!禄

Quienes decimos ser parte tus hijos, estemos en una posici贸n de servicio, como quienes dirigen tu iglesia, o seamos sencillos asistentes, todos debemos decir con nuestros actos y no solamente con nuestras palabras: 鈥淒ios nunca deja de amarnos鈥.

Que nuestro comportamiento con nuestro pr贸jimo, cuando padece necesidad, sea de perd贸n, sea de restauraci贸n, sea de alimento, sea de cuidado, sea de protecci贸n y cobertura, cualquiera que sea la necesidad de nuestro hermano, que con nuestro comportamiento podamos demostrarle que tambi茅n nosotros vivimos la realidad de tu amor.

Pues hemos sido redimidos, rescatados, restaurados. Dijimos en un momento de nuestro caminar: Perdida ya toda esperanza, llam茅 a mi Dios, y 茅l me respondi贸; 隆me liber贸 de la angustia!

Somos testimonios claros de tu respuesta, somos milagros vivientes, por lo tanto, debemos vivir como lo que somos, testigos de tu excelente Paternidad y de tu inmerecida gracia.

Tu est谩s con nosotros: no tenemos miedo. Nadie puede hacernos da帽o, Tu est谩s con nosotros y nos brindas tu ayuda. 隆Estamos seguros de ver la derrota de los que nos odian!

Tu eres nuestro cuidador, si estamos en tu mano, nos hallamos confiados y seguros.聽 No descansas, no te distraes; tienes el poder suficiente para vencer cualquier ofensiva en nuestra contra, Se帽or.

Si la envidia viene para corromper nuestro coraz贸n, tu nos ayudas a derrotarla con la bondad y la nobleza.

Si el rencor nos tiende trampas, tu nos ayudas a vencerlo con el perd贸n y la comprensi贸n.

 

Vale m谩s confiar en Ti que confiar en gente importante.

Tu tienes todas las respuestas, todas las salidas, todas las soluciones, tu tienes la sabidur铆a que se requiere para evitar el da帽o, el poder para sanar la herida, la capacidad de transformar nuestra vida y hacernos siempre vencedores.

La gente importante, son apenas personas con un poco de influencia, pero tu, eres el due帽o de todo.

Todas las naciones me rodearon; me rodearon por completo, pero Tu me ayudaste a derrotarlas. Me rodearon como avispas, pero ardieron en el fuego como espinas; 隆Tu me ayudaste a derrotarlas! Me empujaron con violencia para hacerme tropezar, pero T煤 viniste en mi ayuda.

Nuestros enemigos no son de carne y hueso, pero aunque se junten todos en nuestra contra, tu tienes la fuerza necesaria para derrotarlos, para exhibir sus planes y avergonzarlos.

Si le tienden lazo a nuestras almas para hacerlas caer, son ellos quienes ser谩n apresados mi Dios, porque tus 谩ngeles acampan a nuestro alrededor y nos defienden.

Tu nos da fuerzas, Tu inspiras nuestro canto; 隆Tu eres nuestro salvador!

Si nos sentimos agotados por la adversidad, por el diario vivir, por cualquier asunto, as铆 sea el simple transcurrir de los a帽os sobre nuestro cuerpo, tu nos das vigor para continuar.

Permanentemente nos salvas, nos pones en lugar seguro, nos proteges.

Los justos, en sus casas, repiten este grito de alegr铆a: 芦隆Dios con su poder ha alcanzado la victoria! 隆Alabemos su poder!禄

Hemos hablado acerca de tu poder, porque lo vemos actuar ligeramente en la provisi贸n聽 de nuestras necesidades diarias, pero tu poder, supera ampliamente todo lo que podamos llegar a concebir en nuestra mente, Se帽or.

A煤n no queremos morir. Queremos vivir y seguir hablando de lo que Tu has hecho.

No es momento de partir, hasta tanto hayamos podido declararle a otros tu fidelidad.聽 Queremos contar de tus maravillas, queremos ser quienes demuestren lo que Tu haces en el coraz贸n de tus hijos.

Que tu nombre sea alabado por lo que has hecho en nuestras vidas Se帽or.

Tu nos castigaste con dureza, pero no nos entregaste a la muerte. Como buen Padre, eres tajante al momento de desear separarnos de la maldad que nos conduce al sufrimiento y a la muerte.聽聽

隆脕brannos paso, puertas del templo de Dios! Por ustedes s贸lo pasan los que Dios considera justos. 隆脕brannos聽 paso, que queremos darle gracias a Dios! 隆Gracias, Dios m铆o, porque nos respondiste y nos salvaste!

Te presentamos nuestra gratitud como sencilla ofrenda, Rey nuestro. Nos abrimos paso delante de tu altar, porque la sangre de Cristo nos lav贸 de nuestros pecados y su sacrificio nos hizo justos, para poder acercarnos a T铆.

La piedra que rechazaron los constructores del templo es ahora la piedra principal. Esto nos deja maravillados, pues Dios es quien lo hizo.

Aun cuando en su momento, no te aceptaron Se帽or y la humanidad rechaz贸 tu ayuda, ahora hemos entendido que tu sustentas todo, que sin tu venida, todo habr铆a sido in煤til para librarnos de la cautividad de la soledad, del desamor, del odio, de la envidia, de los deseos desenfrenados, los vicios y la enfermedad.

Hagamos fiesta en este d铆a, porque en un d铆a como 茅ste Dios actu贸 en nuestro favor.聽 Dios, Dios m铆o, 隆danos tu salvaci贸n, conc茅denos tu victoria!

Hagamos fiesta porque as铆 como Dios nos ha ayudado, ayudar谩 a nuestras familias, ayudar谩 a nuestros hijos, ayudar谩 a todos los que lo necesitamos y confiamos en su amor.

隆Bendito el rey que viene en el nombre de Dios! Desde su templo los bendecimos a todos ustedes. Dios es nuestra luz. 隆Llevemos flores al altar y acompa帽emos al pueblo de Dios!

T煤 eres nuestro Dios; por eso te damos gracias y alabamos tu grandeza.

隆Alabemos a nuestro Dios! 隆D茅mosle gracias porque 茅l es bueno! 隆脡l nunca deja de amarnos!

Grabemos con fuego esa gran verdad: Nunca, nunca, nunca, Dios deja de amarnos.

Gracias precioso Se帽or, en Jesucristo, el amor personificado.

Am茅n y am茅n.

Leave a comment