SALMO 27, ORACIÓN DE PROTECCIÓN CONTRA LOS ENEMIGOS

Nos concientizamos de que las personas a nuestro alrededor han puesto sus ojos sobre nosotros para vigilar nuestros actos.  Permítenos vivir de tal manera, que podamos ser reflejo de nuestra fe en tí.

No dejes que mis enemigos hagan conmigo lo que quieran.  Falsos testigos se levantan, me acusan y me amenazan.

Si vivimos conforme a lo que tu nos indicas, no habrá acusación que nos alcance o nos destruya, porque tu justicia resplandecerá sobre nosotros como la mañana.

¡Pero yo sé que viviré para disfrutar de tu bondad junto con todo tu pueblo!

Somos muchos los que te amamos, somos muchos los que hemos depositado en tí nuestra confianza.  No hay razón para sentirnos solos, somos un gran pueblo, una gran familia, de quienes tu eres nuestro Padre, Rey y Guía.

Por eso me armo de valor, y me digo a mí mismo: «Pon tu confianza en Dios. ¡Sí, pon tu confianza en él!»

 

Todos los días queremos convertir esa afirmación en nuestra consigna de vida:  «Pongamos nuestra confianza en Dios. ¡Sí, pongamos nuestra confianza en Él!»

Pues es nuestra confianza en tí, la mayor protección posible en esta y todas las vidas.

Te amamos mi buen Señor, en Cristo Jesús

Amén

Leave a comment